LOS NIÑ@S Y ADOLESCENTES Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Durante este verano he podido reafirmar algo que ya estaba constatando… el uso y abuso de las nuevas tecnologías.

Me considero una mujer de 37 años moderna, a la que le gusta estar al día de las novedades que van saliendo al mercado, y más teniendo un marido ingeniero… al que se le ponen los pelos de punta cada vez que me cuesta enteneder el funcionamiento de alguna de ellas. 

Entiendo y estoy a favor de las nuevas tecnologías, ya que nos proporcionan muchas ventajas, pero es muy importante darles un uso saludable y responsable, para evitar todos los riesgos que pueden provocar. 

A lo mejor parezco algo intolerante… pero no me gustan las situaciones en que, para que el niño esté quiero en algún sitio, o para evitar que la líe, los padres le enchufan a cualquier canal de vídeos o juegos, y almenos así, no molesta. Y luego a la larga, esto pasa factura, porque aprenden a depender de ellas para estar entretenidos. 

Internet y las nuevas tecnologías proporcionan muchos beneficios: buscar información, formación académica, música, a muchos adolescentes (y también adultos) les ayuda a las relaciones interpersonales… pero por otro lado, y hablando sobretodo de la etapa de la adolescencia, en que el sentido crítico y reflexivo está en construcción, también les proporciona una fuente inagotable de información no contrastada, con contenidos racistas, sexistas, homófobos… Y puede convertirse en un instrumento para llevar a cabo, o para sufrir, acoso por parte de compañeros o desconocidos, a través de las redes sociales, conllevando problemas colaterales como baja autoestima, desequilibrio del autoconcepto, falta de confianza, ansiedad, depresión, dificultades en habilidades sociales…
¿Cómo puedes saber si tu hij@ tiene problemas de abuso de las nuevas tecnologías? Algunas señales de alerta son:

• Se levanta y lo primero que hace por la mañana es conectarse.

• Miente sobre el tiempo que ha pasado conectado. 

• Deja de hacer tareas escolares y obligaciones por conectarse. 

• Hace un uso excesivo y pierde la noción del tiempo y la frecuencia de conexión. 

• Se muestra irritable cuando no puede conectarse. 

• Interfieren gravemente en su vida diaria (obligaciones, relaciones…). 
¿Qué podemos hacer para reducir este abuso y convertirlo en un uso saludable?

• Hay que poner normas y límites. Pactar el tiempo que puede pasar con las nuevas tecnologías. 

• Los padres deben ser los primeros en tomar conciencia y educar con el modelo (todas las normas y límites que se pongan en relación a los horarios, al tiempo, etc… deberían ser cumplidos por toda la familia. 

• No prohibáis, ni censuréis… No es la solución. Hablad de las ventajas e inconvenientes de las nuevas teconolgías, y que él mismo pueda ser consciente del mal uso que lleva a cabo. 

• No tengáis miedo de hablar con él/ella, a pesar de que comporte discusiones. La evitación alarga y perpetúa el problema. 

• Retardad todo lo posible el acceso al primer móvil. 

• Enseñarle a respetar a los demás e interesaos por sus relaciones en las redes sociales. 

• Fomentar la privacidad (que evite subir fotos personales, que no accepte perfiles de desconocidos, que mantenga su perfil lo máximo privado posible)…

• Y todo esto, respetando su intimidad y dialogando siempre, fomentando una buena autoestima y unas buenas habilidades de relación. Sobretodo, potenciando una relación comunicativa entre padres e hijos. Hablad con ellos, no les tengáis miedo. Un clima de confianza es la base para solucionar cualquier situación. 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s